jueves, noviembre 14, 2019
editor@ruta-35.com
coberturasPueblos Originarios

México: EZLN rompe silencio y da su postura sobre violencia armada y desplazamiento forzado

Por Rodrigo Soberanes

Visitas

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) publicó su postura sobre el conflicto armado “paramilitar” que ha afectado a miles de familias en las montañas de  Chiapas durante los últimos años y en específico, en el municipio de Aldama, donde diversas comunidades son el hogar de Bases de Apoyo de la organización rebelde.

Hace más de un año, en enero de 2018, cuatro comunidades de Aldama se desplazaron hacia parajes escondidos para evitar ser alcanzadas por las balas provenientes del vecino municipio de Chenalhó, donde un grupo armado disparaba desde distintos puntos de las inmediaciones de los límites de ambos municipios.

La violencia armada -que tiene su origen en la disputa de un predio de 60 hectáreas en una comunidad llamada Santa Martha- causó el desplazamiento forzado de más de dos mil personas que pasaron más de un año viviendo en condiciones precarias y escuchando ráfagas de alto poder cada día, de acuerdo con los testimonios recabados por Ruta 35 en los campamentos de refugio.

El pasado 23 de enero  -por acuerdo de autoridades municipales y tradicionales de Aldama y tras fuertes enfrentamientos suscitados los dos días anteriores- el Ejército Méxicano entró a la zona junto con la policía para establecer una base provisional. Fue una jornada en que los pobladores (de los cuales se deslindó el EZLN) mostraron a las fuerzas armadas los estragos de los disparos en sus comunidades.

Al final del día se acordó establecer la base en tres casas que estaban abandonadas y -todas- con múltiples impactos de balas.

Momento de la entrada del Ejército a Aldama, el 23 de enero. Foto: Rodrigo Soberanes.

Hasta este miércoles el EZLN no había hecha pública su postura, y en el comunicado que emitió la Junta de Buen Gobierno de esa organización rebelde, hicieron un repaso detallado sobre el origen del conflicto y responsabilizaron al gobierno de México de no resolver el conflicto de tierras y permitir el uso de las armas en la región, que tiene un amplio historial de violencia paramilitar en contra de personas desarmadas.

“El problema no es nuevo, a la comunidad de Santa Martha (Manuel Utrilla) en los años 70s, en una resolución presidencial de José Portillo le entregaron 60 hectáreas, las cuales le pertenecían al municipio de Santa María Magdalena (Aldama). Después se reconoció que los dueños eran los de Aldama y acordaron en convenio de 1977, respetar el derecho de posesión de Aldama y también que las cooperaciones y cargos hacerlas en Aldama. Pero los acuerdos no se respetaron y Santa Martha en 1997 exige la devolución de 30 hectáreas”, dice el comunicado.

El EZLN  enfatizó que Aldama era una comunidad que pertenecía a Chenalhó, lo cual cambió en 1998 cuando el gobierno de Chiapas realizó una remunicipalización, que, de acuerdo con la organización rebelde “fue un plan contrainsurgente” que respondía a una declaración de municipios autónomos realizada por el Ejército Zapatista en 1994, el mismo año del estallido de la insurgencia indígena.

El resurgimiento de la violencia ocurrido en enero del año pasado fue el inicio de un periodo en que las familias tenían que buscar nuevos caminos para ir a cuidar sus cosechas y sus casas, o simplemente para salir del municipio en busca de comida. Algunos campesinos trabajan de noche cuidando de no ser vistos desde los puestos de vigilancia instalados en Chenalhó. Varias personas fueron asesinadas de esta manera.

Al principio de 2018, las comunidades de Aldama resistían sin responder el fuego. Personas ancianas, jóvenes, menores de edad y bebés se agazapaban como podían. Sin embargo, a inicios de este año la situación había cambiado porque Aldama decidió responder. Trincheras y casquillos percutidos estaban a la vista desde ambos lados del conflicto. Lo que se encontró el Ejército Méxicano el 23 de enero era una pequeña zona de guerra.

Una comunidad zapatista dentro del municipio de Aldama. Foto: Rodrigo Soberanes.

De acuerdo con la información difundida este día, el EZLN se mantuvo en silencio documentando todos los acontecimientos.

“Estos ataques fueron contra todas las personas sin importar sexo y edades. Han dejado viudas, viudos, huérfanos y huérfanas, casas y escuelas autónomas baleadas, animales domésticos muertos y desplazamientos; pérdida de maíz, café, plátano, quemas de caña, y daños a la apicultura. Es claro que las afectaciones del conflicto son de ambos lados. Ya no se puede viajar en carro durante el día, solo de noche con las luces apagadas. Y si tienen que trasladar enfermos y sus cargas, tirotean el carro”, dice el comunicado.

El EZLN también expresó su desacuerdo con la instalación de una base militar en Aldama, argumentando que la presencia de armas en la región sólo ayudará a que se siga reproduciendo la violencia paramilitar, como ha suscedido desde 1994 y a que se dividan las comunidades para que ello facilite la entrada de proyectos de la iniciativa privada.

“En Aldama y Santa Martha los tres niveles de gobierno pasados y presentes son responsables de la división, enfrentamientos, miedo y rompimiento de la vida comunitaria. Nunca se preocuparon por resolver bien, solo aparentaron acuerdos que no se cumplieron metiéndole, más leña al fuego, porque el verdadero objetivo es dividir a las comunidades para que facilite la entrada de los grandes empresarios en los territorios originarios y saquear nuestras riquezas.

Una vez creada esa tensión, provoca que autoridades de los pueblos partidistas manipulados y presionados soliciten la presencia militar, para que la población se vaya acostumbrado a la militarización. Nosotros y nosotras siempre hemos dicho que la solución no es la militarización de los pueblos”, señala el texto.

Niños de Aldama juegan a las armas. Las fabrican ellos mismos basados en lo que ven. Foto: Rodrigo Soberanes.

La postura emitida por el EZLN este día marca el final del silencio autoimpuesto desde mayo de 2014 cuando desconocidos armados asesinaron a José Luis Solís López un profesor zapatista que utilizaba el pseudónimo de Galeano.

GALERÍA DE IMÁGENES

 

 

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: