En una región indígena de Veracruz, México, un grupo de personas encontró la forma de desarrollar su economía a través de un sistema de trueque llamado Tumin. El proyecto funcionó y, aunque no es una moneda como tal, resultó una alternativa real al peso mexicano.

Por Ruta 35

A falta de dinero, el Tumin, dice Irene Castellanos Cruz, habitante de El Espinal, al norte de Veracruz, donde circula una “moneda de trueque” que según quienes la usan, les ha servido para reactivar la economía de esa zona indígena teñida por la pobreza.

El Tumin lleva más de siete años de circulación entre productores, prestadores de servicio o personas con “saberes”, como los académicos. Así, entran en el trueque desde consultas médicas hasta tacos de canasta, conejos, víveres, hoteles o un ciber café.
Un sábado se llevó a cabo en Papantla, una asamblea de socios del Tumin, la primera en la que se permitió el acceso al público en general y fueron invitados portadores de otras “experiencias comunitarias”, como los impulsores de la Red Tlaloc, de la Ciudad de México.

Acudieron a la inauguración abarroteros, pescadores, comerciantes de cítricos, tortilleros, dueños de farmacias, de ferreterías, veterinarios, doctores generales y dentistas, entre otros, para intercambiar sus productos y lo siguen haciendo hasta la fecha.

Desde septiembre de 2010, circula el Tumin (“dinero” en totonaca) en Espinal, un municipio enclavado en plena zona citrícola que en las noches se ilumina con las flamas de los pozos de Petróleos Mexicanos.

Es una zona indígena conocida como Totonacapam, cuyo centro cultural, político y comercial era El Tajín, más conocido por su Pirámide de los Nichos y la ceremonia de los Voladores de Papantla.

El Tumin fue creado por académicos de la Universidad Veracruzana Intercultural (UVI), que depende de la Universidad Veracruzana y ha elegido cuatro zonas indígenas para establecer sus campus, una de ellas fue la de Espinal.

Un grupo de 50 comerciantes y prestadores de servicios se inscribieron en este “proyecto” que consiste en tener billetes alternativos al peso respaldados por mercancía o algún tipo de bien “que sea útil” que incluyen la leyenda “válido para trueque entre socios cooperativistas”.

El 21 de septiembre de 2010 los participantes se reunieron para hacer trueques por primera vez y el 4 de abril de 2011 se inauguró la Tienda del Tumin en pleno centro de Espinal, junto al ayuntamiento.

Incluso, los negocios imprimieron propaganda con la leyenda “Mercado Alternativo” (Hotel Caprichos, Mercado Alternativo; restaurant La casona, Mercado Alternativo; Pollo Ranchero, Mercado Alternativo; Tortillería Pastrana, Mercado Alternativo, etc).

Actualmente hay cientos de socios de más ciudades, incluso hay negocios en ciudades del centro de Veracruz que aceptan Tumin.

Óscar Espino Valdez, promotor del Tumin, dijo que a la fecha hay 115 socios y siempre se esperan más adhesiones en la víspera de cada nueva emisión de ese “vale” que respalda mercancías y servicios.

Juan Castro Soto, maestro de la UVI, es uno de los creadores del Tumin. Él explicó que la llegada de la moneda fue vista con recelo en un principio por la población. Además, conseguir a los participantes implicó un esfuerzo para encontrar “variedad” y evitar en la medida de lo posible “que se repitan” las mercancías y servicios.

Así, dijo Juan Castro, se creo un “directorio que es como nuestra sección amarilla” y a cada quien se le dieron vales por 500 Tumin, que equivalen a 500 pesos, y comenzó a circular con ciertas reglas.

“El que vende dice cuánto Tumin acepta, tiene que aceptar siempre cuando menos uno para completar la compra en pesos, a veces reciben poco Tumin porque tienen mucha demanda”.

Además, hay reglas no escritas, como la de “hacernos el gasto entre nosotros”, de manera que “se han dado cuenta de que no somos pobres, la riqueza ya estaba ahí” y consiste en procurar tener algo que ofrecer que a su vez va a garantizar el tener algo que recibir.

La UVI comparte el crédito de la creación del Tumin, Centro de Investigación Intercultural para el Desarrollo, A. C. (CIIDES) y la Red Unidos por los Derechos Humanos, A. C. (RUDH).

Estás instituciones concibieron la moneda como un proyecto integral de “mercado independiente” que transmite valores de solidaridad y está diseñada para quedarse dentro de la comunidad para que “no se fugue a las grandes tiendas que acaparan el comercio”.

Además, el Tumin “no se acaba” y sigue circulando. Juan Castro señala que ése es un punto clave puesto que ahora la gente está motivada produciendo sus mercancías que ya tienen salida asegurada y a la vez les sirve para satisfacer sus necesidades a través del intercambio.

Así, un abarrotero o campesino inscrito en el mercado Tumin, puede llevar a sus hijos a consulta con un médico que también lo esté y lo hará sabiendo que si no le alcanzan los pesos, podrá pagar el resto con Tumin bajo “un principio de solidaridad”.

Espinal está enclavado en una zona de notable belleza natural, a una hora en auto del “nido” de los Voladores de Papantla (Patrimonio Intangible de la Humanidad) y de la zona arqueológica El Tajín.

Desde la entrada de su cabecera municipal de Espinal se aprecian extensos valles surcados por el río Tecolutla. La tierra es fértil y los cultivos variados, pero los indígenas –cuenta Juan Castro- están fuera del sistema económico nacional.

Está cerca también de la zona sede mundial de la Vainilla, producto con denominación de origen e inspirador de leyendas, una vaina que atraía a pueblos enteros en busca del “humo blanco mágico” de aroma delicioso.

Ahora siempre hay lista de espera para ingresar al Tumin y ya se planean más ediciones con diseños propios (los actuales fueron bajados de Internet).

Denuncia del Banco de México

Los creadores del Túmin, Álvaro López Lobato, Blanca Xanath García y Juan Castro Soto, se presentaron en la Procuraduría General de la República (PGR) el jueves 28 de abril de 2011 ante una denuncia interpuesta por el Banco de México.

Según ellos, el Banco de México esgrime que el Tumin puede sustituir al peso y violar la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos (artículo 28 constitucional) y romper el monopolio en la emisión de monedas que por ley tiene el Estado Mexicano.

El Banco de México confirmó en una carta enviada a CNNMéxico que sí hay denuncia pero declinó a dar más explicaciones.

“Le informamos que con motivo de los hechos referidos, este Banco Central presentó una denuncia ante la Procuraduría General de la República, la cual actualmente integra la averiguación previa correspondiente.

Por lo anterior, nos encontramos en imposibilidad jurídica de proporcionar la información que solicita, toda vez que la referida averiguación previa tiene carácter reservado”, dice la carta.

Los requeridos por la justicia se acogieron a su derecho a no declarar y hacerlo por escrito. La investigación continúa abierta.

Emitieron un comunicado en el periódico Kgnosni el 30 de abril informando a la población sobre la denuncia y dando una declaratoria de lo que significa el Tumin para los indígenas que lo utilizan.

“El Tumin no genera concentración de la riqueza ni acaparamiento de los medios de producción. Tampoco obedece órdenes de los Estados Unidos ni traiciona a la patria como se hace con el peso; ni está involucrado en el narcotráfico como lo están muchas autoridades del Estado”.

Juan Castro afirmó que hay cerca de cuatro mil monedas autóctonas en el mundo, como los Créditos, en Argentina; los Ithaka Hours, en Estados Unidos; LETS, en Canadá, y el Tianguis Tlaloc, en la Ciudad de México.

*Este trabajo fue publicado en 2011 por CNNMéxico. Toda la información ha sido actualizada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here